Martes, 21 de Noviembre de 2017 | 3547290 páginas vistas
POLITICA
OTRAS SECCIONES
foto
14-07-2015
ENTREVISTA A PABLO CARMONA PASCUAL, NUEVO CONCEJAL PRESIDENTE DE MORATALAZ
Es el momento para salir de casa, proponer y exigir cosas al Ayuntamiento
Con las recién celebradas elecciones municipales y autonómicas han aparecido caras nuevas y formaciones políticas que surgen por primera vez de las urnas. El Ayuntamiento de Madrid, hasta la fecha gobernado por el Partido Popular, ha cedido el testigo a la recién nacida formación política de Ahora Madrid, liderada por la exjueza Manuela Carmena.
Por este motivo Moratalaz ya tiene su nuevo concejal presidente, Pablo Carmona, sucediendo a Begoña Larraínzar que junto con su equipo han dejado un buen listón de trabajo y dedicación. Lo que haya avanzado o retrocedido el distrito en estos años es su legado y su juicio, ahora Madrid y Moratalaz han decidido dar la oportunidad a otro modelo distinto, un proyecto político que guarda el pulso con agrupaciones y redes ciudadanas. ¿Quiénes son los que ahora tienen la responsabilidad de gestionar nuestros distritos y qué ideas tienen en mente?

Buenos días Pablo, bienvenido a Moratalaz. En primer lugar sería bueno concretar en qué consiste ese nuevo cambio que va a experimentar Madrid y que tanto promulga Manuela Carmena; y por otro lado con qué pensamiento has venido tú como concejal presidente a Moratalaz.
Lo primero, lo que tiene que ver con el aterrizaje en las Juntas Municipales, ahí ya queremos hacer cambios, en el sentido de que la relación del nuevo equipo de gobierno con toda la estructura de funcionarios y trabajadores del Ayuntamiento sea radicalmente distinta a como se ha entendido en los últimos años. El modelo que queremos traer es de cercanía y de confianza con respecto a los trabajadores de las Juntas Municipales y del propio Ayuntamiento, porque pensamos que es donde reside el verdadero saber, el verdadero expertise de cómo ha de funcionar lo que hemos llamado la democratización de las instituciones.

¿Y en cuanto a los ciudadanos?
Ese plan de gobernar escuchando es el que queremos trasladar también a los ciudadanos, lo que quiere decir que no haya esa separación que ha habido hasta el momento entre la institución y la ciudadanía. Que haya cercanía en cuanto a los problemas concretos que vivimos todos los días. El primero de ellos que ha habido en los barrios es el de la limpieza, por ejemplo; que los barrios que están más allá de la M-30, donde no van los turistas, no están bien atendidos y se nota cuando vas paseando por las calles. Otra actuación que traemos es el Plan de Emergencia Social, con las ayudas para que no haya niños en Madrid que pasen hambre, con todo lo que tiene que ver con los desahucios… Hoy me ha llegado la petición de una vecina que con un 65 % de discapacidad la quieren desahuciar por no poder pagar una deuda de 9000 euros. Estos casos son de Moratalaz, a tres calles de aquí, y no pueden pasar mirando para otro lado o decir que no se puede hacer nada, tenemos que mirar desde el Ayuntamiento y las Juntas Municipales y ponernos manos a la obra. No suelo contestar las peticiones, prefiero directamente hablar con los vecinos, pensar lo que se puede y no se puede hacer y pedir los informes necesarios para solucionar ese tipo de problemas.

Esa cercanía a pie de calle que promulgáis desde Ahora Madrid, ¿con qué mecanismos se va a llevar a cabo para acortar esa distancia entre institución y ciudadano?
La clave está en la palabra participación. De nada sirve decir que voy a escuchar a un vecino cuando lo que escucho no le hago ni caso. O abrir un proceso participativo cuyas conclusiones no llegan a ningún sitio, que de esos ha habido en Madrid unos cuantos… El primer punto está en las Ordenanzas de participación ciudadana: habilitar un sistema de participación que no sólo sea consultivo sino también vinculante. Vinculante en cuanto a que cuando se abre el proceso o la posibilidad de participar para asociaciones y vecinos y vecinas a título individual, lo que ahí se discute y trabaje tenga la obligación el Ayuntamiento de cumplirlo. Para eso tiene que haber, por ejemplo, mecanismos de consulta, referéndums, también a nivel digital; consultas a nivel de toda la ciudad pero por qué no a nivel de barrio, sobre la limpieza por ejemplo o sobre un centro cultural o sobre alguna otra necesidad concreta. No se trata de estar votando todo el día pero las cosas importantes tienen que estar abiertas a la participación.
Los vecinos y las vecinas son los que mejor conocen los problemas de sus distritos, por ejemplo en el ámbito de la movilidad. Siempre los planes de ordenación de la ciudad se han hecho de manera centralista, radial, como si fueran las carreteras que diseñó Primo de Rivera, cuando todo el mundo que vive en un barrio sabe que es muy necesario que haya sistemas de comunicación internos, entre los distritos, y no sólo con respecto al centro de la ciudad.

Vosotros como Ayuntamiento, ¿qué vais a hacer con los desahucios?
Como Ayuntamiento tenemos nuestras limitaciones, porque hay por encima un plan de comunidad y un plan estatal, pero fundamentalmente nuestra prioridad es generar un amplio parque público de viviendas en alquiler social, porque es lo que permite que la gente con menos ingresos pueda tener acceso a la vivienda. Y eso pasa también dentro del plan de la Oficina Antidesahucio, que nadie se quede sin casa mientras haya esa alternativa.

A diferencia de los partidos clásicos, donde la gente que se afilia suele recorrer un largo camino hasta postularse en un cargo u otro y se la va conociendo, muchos de vosotros venís de unos ámbitos totalmente diferentes relacionados con el activismo, economía social, colaborativa… Ante eso, ¿creéis que ese pasado os beneficia u os perjudica? Y más viendo el revuelo de estas primeras semanas…
Yo creo que fundamentalmente ha habido un problema de descontextualización aunque también, por lo que se ha hecho mal estos días, tanto Guillermo como Pablo han pedido disculpas porque no todo el mundo tiene por qué entender ese contexto. Y muchos medios han hecho porque ese contexto no se vea. Yo creo que el punto crucial ahora es que lo que se empiece a visibilizar no es que puntualmente alguien envió un tuit hace cuatro o cinco años sino que las políticas públicas y la realidad de lo que nosotros vamos haciendo son distintas y cambian la vida de la gente en la medida de las posibilidades que tiene el Ayuntamiento. Yo creo que el problema que hemos tenido ahora es que hay que duplicar el esfuerzo porque se visibilice nuestro programa, el plan de trabajo que tenemos, las reuniones con los servicios sociales, el trabajo que vamos a hacer con el tema de los desahucios… decir todo ese tipo de cuestiones, explicar el programa a los ciudadanos. Pero acabar con el formato de mitin, que no es más que subirse a un púlpito, lanzar un discurso e ir al siguiente mitin, y abrir el momento de la escucha. Nosotros cuando hemos ido a los barrios, hay veces que han venido quinientas, seiscientas personas, no hemos hablado más de veinte minutos, es el momento de escuchar. Yo llevo como concejal tres días y lo que estoy haciendo sobretodo es escuchar, a los trabajadores y trabajadoras de la Junta Municipal, a los trabajadores sociales, a la gente que trabaja aquí… Nuestra intención es que dentro de la estructura del propio Ayuntamiento sean otra vez los funcionarios, como pasó en los años ochenta, los que verdaderamente tengan el protagonismo porque son los que día a día están aquí, y por suerte van a ser la gente que, independientemente de que estemos nosotros o no en el gobierno van a seguir en las Juntas Municipales. Es la gente que lleva trabajando ya décadas en el Ayuntamiento.

Pero aun contando con la experiencia de los funcionarios, que año tras año resuelven los mismos problemas o parecidos y suman más del 90% de todos los trabajadores, ¿no creéis que el hecho de no contar, vosotros, con esa experiencia y ser nuevos en política puede jugar en vuestra contra?
Realmente nosotros, la gente de la candidatura que venimos, la mayoría, de la sociedad civil más o menos organizada: asociaciones de vecinos, culturales, etc., llevamos muchos años en las Juntas Municipales pero en el otro lado de la mesa. La cantidad de cosas que estoy viendo yo ahora de la organización de la cabalgata, de las fiestas del barrio, del presupuesto a la ayuda del domicilio, de la participación de las organizaciones en el consejo territorial… Todo eso lo hemos vivido y tenemos experiencia de gestión, desde el otro lado de la mesa. Ahora es el momento de que esa sensibilidad de la ciudadanía que se acerca a las instituciones, que quiere participar y que quiere tomar decisiones conjuntamente haga que la Junta y el Ayuntamiento funcionen de otra manera. Una de las cosas que estoy viendo estos días, en todo esto que estoy viendo yo ahora desde la Presidencia de la Junta Municipal, es que ya he participado en muchas cosas, en este distrito o en otro, como en la gestión de centros culturales, organización de las fiestas, cabalgata… Ahora me toca a mí estar al otro lado de la mesa, estar viéndolo también desde los ojos de la Junta Municipal y esperemos que también desde la sensibilidad de los vecinos y las vecinas que tantas veces nos hemos desesperado porque la Junta Municipal parecía un frontón en el que tú lanzabas propuestas y siempre te rebotaban casi sin modificación.

Estamos de acuerdo en que, al venir de donde venís, ese vínculo o sensibilidad con la calle es fuerte, pero hay muchas cosas de burocracia, mecanismos, protocolos o tiempos de actuación que por el mero hecho de no haber estado antes en un aparato político no os es tan familiar.
Ahí hay dos cuestiones. La primera por supuesto es trabajar, venir a estar en las Juntas, tener incluso mayor presencia de la que había antes, pedir informes de todas las áreas, los contratos, la fiscalización de las cuentas, conocer bien los presupuestos… Y aparte del trabajo la confianza en los funcionarios. Aquí, desde que llegué hace unos días, te das cuenta que tu muleta y tu apoyo, los que realmente conocen cómo funcionan las cosas, es la gente que aquí trabaja. Estaría bien que los vecinos supiésemos eso, porque estos últimos años sobre todo, ha habido un proceso de privatización de servicios públicos y de mucha subcontratación, que a su vez minusvaloraba el sistema de bienestar, las propias instituciones, y el papel de los funcionarios. Ellos hacen posible, por ejemplo, que el papel de la ayuda a domicilio que tenemos en el programa político llegue en tiempo y en forma a que la persona que lo necesita lo tenga. Cuando se da la orden de que algo se haga y se mete en presupuesto son los funcionarios los que lo llevan a cabo y lo hacen bien.

Al llegar al poder con unos presupuestos ya hechos, configurados para unas partidas, ¿cómo pensáis acoplar vuestro programa a esos presupuestos?
Es todo a la vez. La parte del presupuesto que se pueda dirigir, que no esté ya comprometido, irá hacia las políticas que nosotros pensamos que hay que hacer. De hecho ahora mismo se está haciendo un estudio en ese sentido. Pero fundamentalmente lo que nos toca ya al estar en verano es mantener y mejorar todo lo que se produzca en el 2015 y sobretodo estar trabajando en la línea de los presupuestos del 2016, que es donde realmente vamos a poder empezar a aplicar de manera global muchas de las políticas que llevamos en el programa.

Por ir a algo concreto, ¿qué va a pasar ahora con la limpieza? Pues salta a la vista que las calles, así como los parques, no están como deberían. ¿Se piensa revisar los contratos actuales? ¿Los hay con cláusulas rescindibles sólo pasado un tiempo?
Eso hay que mirarlo contrato por contrato. Pero efectivamente, los contratos integrales como este caso funcionan con el mecanismo en el que de repente ya no hay distritos sino lotes de distritos, y esconde lo que verdaderamente son los contratos integrales, que es poner el presupuesto público al servicio de las grandes empresas, muchas de ellas constructoras que se han pasado al ámbito de los servicios urbanos y de la atención social y sanitaria y que también llevan escuelas infantiles, la limpieza de algún lote, la ayuda domiciliara… Y eso remite demasiado a una gestión empresarial y demasiado alejada de la ciudadanía tal y como se ha demostrado en cosas como la limpieza de las ciudades, que en Madrid ha sido escandalosa estos últimos años, donde hemos visto los barrios vergonzosamente sucios. Y por tanto, eso llevamos en el programa, hay que hacer una auditoría muy seria de esos contratos y una revisión muy seria en la medida de las posibilidades legales que se tengan con la intención de implantar otro modelo que tiene que ser mucho más descentralizado y desde luego mucho mejor gestionado en el ámbito territorial. No estaría de más que las Juntas Municipales tuviesen mucho más que decir en cómo se limpia su distrito, cuáles son las zonas preferentes, qué está pasando…

Casi siempre hay el problema de que hasta que una petición se llegue a formalizar pasen meses por que tienen que pasar por demasiadas manos. ¿Va a poder el distrito ahora decidir más sobre sí mismo y no tanto dentro de un conjunto?
Nuestro deseo a medio plazo, pues ya sabéis que es un proceso largo, es que los distritos vuelvan a tener más competencias. Eso lo que hace es que la institución del Ayuntamiento sea más creíble. Es a partir del 2004-2005 cuando Gallardón empieza a centralizar aún más las competencias municipales, y es desesperante. Convierte a las Juntas Municipales en un frontón donde el ciudadano se acerca y siempre dependes de otro departamento, del área pertinente de turno, para poder solucionar cosas realmente muy cercanas que perfectamente podrían realizarse en las Juntas Municipales. Esa problemática hace que la gente se desespere, se canse de hacer propuestas, desconfíe. El Ayuntamiento debería empezar a delegar funciones y competencias cada vez en los ámbitos más cercanos para que la ciudadanía cuando se acerque a su Junta encuentre soluciones y no una respuesta automatizada.

Aquí en Moratalaz hay una serie de actores sociales: Avance, la AVT, la Asociación de Comerciantes y Empresarios de Moratalaz… ¿Qué dialogo y qué acciones se pretenden llevar a cabo con ellos?
Lo que vamos a intentar es tener la mayor cercanía posible a todas ellas. De hecho ya he quedado con la Asociación de Comerciantes, con Caminar, en breve llamaré a la Asociación de Vecinos… Hay un montón de asociaciones en el barrio, también clubes deportivos. Queremos tener una relación lo más directa posible en la medida en la que van a ser también los sensores de cómo está el barrio, las necesidades, qué se puede hacer.

Relacionado con los comerciantes y sobre qué se puede hacer para revitalizar el comercio, ¿existe algún plan orientado a ayudar a ese negocio a pie de calle, de barrio, familiar?
La idea que hay va en tres líneas. La primera es todo lo que tiene que ver con los mercados municipales, intentar hacer un plan para todo Madrid revitalizando los mercados con imagen distinta a cómo se ha ido gestionando hasta ahora, donde de repente la aparición de grandes superficies ha hecho que en gran medida se coma al comercio tradicional. El segundo punto es apoyar a las pequeñas empresas, a los comercios familiares; ver como compatibilizar, como coexistir con los grandes centros comerciales. Y luego tenemos también toda una parte de intentar incentivar la economía social, la economía sostenible, todo lo que tiene que ver con la necesidad que hay también de generar empresas que tengan ciertos criterios sociales, de equidad de género, de sostenibilidad medioambiental, comercio justo, responsable, ecológico…

¿Y eso va a ir de la mano de bajada de impuestos, ayudas fiscales o subvenciones?
Claro, por ejemplo todo lo que es la revitalización de mercados municipales tiene que ver con que se mantengan alquileres muy bajos para los comerciantes que se quieran desplazar allí, un apoyo directo a todo lo que tiene que ver con la promoción, la publicidad, revitalizar la zona también urbanísticamente para que sea un sitio agradable… todo ese tipo de elementos tienen que estar. También tiene que haber, por supuesto, planes que tienen que ver con las bonificaciones o con las subvenciones a la economía de barrio; pero eso precisamente son planes que tenemos que ir viendo, ahora que acabamos de llegar.

Para acabar, ¿querrías dejar algún mensaje a los vecinos de Moratalaz?
Fundamentalmente, por lo que he podido ver estos días, aunque es un distrito que ya conocía bastante ya que tengo muchos amigos aquí y vivo a 10 minutos andando, existen problemas como el mantenimiento de jardines , la limpieza de las calles, casos de desahucios y problemas serios que tiene la gente, así que fundamentalmente transmitir a los vecinos y a las vecinas de Moratalaz que es el momento para salir de casa, proponer cosas al Ayuntamiento, de exigir cosas, de participar en los mecanismos que pongamos en marcha desde las Junta Municipales para que se llenen de ideas, de necesidades y también del control necesario que tienen que tener los ciudadanos con respecto a sus gobernantes.
compartir Agregar a TechnoratiAgregar a Del.icio.usAgregar a DiggIt!Agregar a Yahoo!Agregar a GoogleAgregar a MeneameAgregar a FurlAgregar a RedditAgregar a MagnoliaAgregar a BlinklistAgregar a BlogmarksAgregar a Facebook
VOLVER
Buscar palabra o frase
PERIODICO EN PDF
DESCARGAR
Descargar Acrobat Reader Periodico en PDF

RSS
PORTADA | POLITICA | SOCIEDAD | CULTURA | EDUCACION | MEDIO AMBIENTE | SALUD | DEPORTES | REPORTAJE | OPINION | HISTORIA MORATALAZ
Agenda comercial | Enlaces | Anuncios clasificados | Televisión Moratalaz