Sábado, 16 de Diciembre de 2017 | 3591603 páginas vistas
OTRAS SECCIONES
foto
20-01-2017
Moratalaz, El Barrio por el que luchó Rafael González
Casi al mismo tiempo que crecía Moratalaz, que comenzó con la Colonia del Ferrocarril, también lo hacía el espíritu de pertenencia a éste y la lucha por mejorarlo. Y uno de los que más luchó y al que debemos mucho es Rafael González Vicente, que junto con Darío Lorenzo fundaron la Asociación de Vecinos de Moratalaz y pelearon por mucho de lo que vemos y disfrutamos ahora.
Moratalaz no siempre fue como lo es ahora, mucho se ha avanzado desde que en la década de los 60 se creara de la nada este distrito, que por otra parte lo componían huertas, zonas de pasto para los rebaños y alguna que otra casa de campo. Y ya por esos comienzos existían vecinos y VECINOS, con mayúsculas, de esos que no dejan indiferente a nadie.

Casi al mismo tiempo que crecía el barrio, que comenzó con la Colonia del Ferrocarril, también lo hacía el espíritu de pertenencia a éste y la lucha por mejorarlo. Y uno de los que más luchó y al que debemos mucho es Rafael González Vicente, que junto con Darío Lorenzo fundaron la Asociación de Vecinos de Moratalaz y pelearon por mucho de lo que vemos y disfrutamos ahora. Rafael, que vivió en la calle Corregidor Juan Francisco de Luján desde los principios de Moratalaz, fue el presidente de esta ya extinta asociación (ahora parte de Avance) aproximadamente unos 30 años, asociación que fue la primera de vecinos de Moratalaz y que llegó a tener una muy elevada participación y presencia en el barrio. Sin embargo, la lucha empezó con ellos, él junto a su inseparable amigo y compañero Darío. Y se le fueron uniendo más vecinos que también se involucraban como el que más, por ejemplo Azucena Lorenzo, Alfonso Gutiérrez o Mauricio Trueba, que junto con el resto de personas perseguían las injusticias desde la calle y la presión municipal y construían a través de propuestas, insistencia y amor por el barrio y sus personas.

Hace 2 años ya, el 2 de marzo se cumplen, que su familia, amigos y Moratalaz perdieron a este hombre que quien lo ha conocido no escatima en elogios hacia su persona: "sencillo, humilde, colaborador, honesto, luchador, buena persona, siempre dispuesto a ayudar, atento, constante…" Todos son palabras buenas y sentidas de los que se han topado con él en sus vidas. "Si Rafael iba paseando por la calle y veía algo que estaba mal, lo apuntaba en una libreta para después reclamar su arreglo en la Junta o donde hiciera falta", recuerdan amigos suyos. Y por aquel entonces, en los comienzos de Moratalaz, había muchas cosas que estaban mal, o que faltaban, y su voz era una de las inconformistas que siempre se oía. Uno de sus grandes luchas, junto con los demás integrantes de la asociación y vecinos, fue los medios de transporte del distrito. De primeras sólo había una línea de autobús, que conectaba con Atocha, y tras duras insistencias fueron viniendo líneas como el 71, que ahora atraviesa Moratalaz, el 20, o se implantó la red de metro, que por aquel entonces tampoco tenía el distrito y que llegó en 1980. Pero no solo bastaba que llegasen, también que se mejorase la frecuencia de paso y la calidad de la propia red tanto de bus como de metro. De igual forma, se reclamó y se consiguió que hubiera Centros de Salud y Centros Culturales, así como remodelar el Centro de Mayores de Arroyo Belincoso, que antes eran simplemente barracones. Otra gran lucha, en la que tomó gran participación su compañero Mauricio, fue en la prevención y lucha contra la drogadicción, una problemática que sacudió a Madrid hasta el tuétano y que en vez de tomarla como tabú se afrontó de cara y se hizo mucho por las personas con problemas. Desde talleres de trabajo a asistencia pura y dura y reivindicaciones que consiguieron entre otras cosas hitos como el que en todos los distritos hubiera centros para ayudar a estas personas, y no que tuvieran que venir desde lejos para recibir asistencia.

También Rafael luchó por que se arreglasen los fondos de saco para que pudieran pasar las ambulancias o que se aprobase el Plan 22.000 por el cual se crearon cooperativas de viviendas en la Calle Corregidor Diego de Valderrábano, y muchas luchas más junto a los vecinos. La sombra de Rafael González es larga, aunque muchos se cobijen bajo ella y no sepan de donde viene, por eso resulta cuanto menos indecoroso y hasta desagradecido, que no exista un solo espacio dedicado a su persona en este su barrio por el que tanto dio y al que tanto quiso. Bien pueda ser un parque sin nombre, como el que está al lado del Alcampo o el que recorre Arroyo Fontarrón, bien una calle de personajes que poco tienen que ver o decir sobre Moratalaz o bien a través de un ornamento o placa en alguna plaza como la "Plaza del 20", que recuerde que más de un granito de arena salió de Rafael González, sin pedir nada a cambio, para que Moratalaz sea el barrio que es ahora y que sin ese más de un grano, quizá nuestra historia como distrito hubiera tenido un final distinto.
compartir Agregar a TechnoratiAgregar a Del.icio.usAgregar a DiggIt!Agregar a Yahoo!Agregar a GoogleAgregar a MeneameAgregar a FurlAgregar a RedditAgregar a MagnoliaAgregar a BlinklistAgregar a BlogmarksAgregar a Facebook
VOLVER
Buscar palabra o frase
PERIODICO EN PDF
DESCARGAR
Descargar Acrobat Reader Periodico en PDF

RSS
PORTADA | POLITICA | SOCIEDAD | CULTURA | EDUCACION | MEDIO AMBIENTE | SALUD | DEPORTES | REPORTAJE | OPINION | HISTORIA MORATALAZ
Agenda comercial | Enlaces | Anuncios clasificados | Televisión Moratalaz